Infancia y Discapacidad

 Discapacidad Motriz

La discapacidad motriz puede afectar a la infancia y juventud de manera diversa:

        afección a algunos de los movimientos

        afección a alguna o algunas partes del cuerpo.

Según el origen

  1. a)   Cerebral
  2. i)   Paràlisis cerebral
  3. ii) Traumatismo cranioencefàlico
  4. b) Muscular
  5. i)   Miopaties o distròfies musculars

La disfunció muscular pot dificultar o impedir de maneres diferents que els moviments de la persona siguin precisos, àgils i coordinats, cosa que ens permet diferenciar entre:

  1. c)     Osteoarticular
  2. i)   Malformacions
  3. ii) Poliomielitis (malaltia)
  4. d) Espinal
  5. i)   Espina bífida
  6. ii) Lesions medul·lars degeneratives (malaltia)

iii)   Traumatisme medul·lar

 En los casos b), c) y d), la mayoría de casos se exclusión se producen por cuestiones de barreras arquitectónicas, pero pueden tener una buena recepción del espectáculo a nivel cognitivo.

 Pero cuando la discapacidad motriz es de origen cerebral afectará a la recepción del espectáculo, por lo cual, los espectáculos deberían ser adaptados a las características de los niños, niñas y adolescentes.

 

  1. Discapacidad Sensorial

 El impacto que prdoucen los transtornos sensoriales puede resultar excesivamente discriminador en las etapas iniciales de escolarización por el hecho de que los niños y niñas no comprenden aun porque los demás disfrutan mas de los especáculos. Lo cual es una situación de desigualdad que puede provocar intranquilidad e incluso depresión.

 En los casos de los déficits en el gusto, tacto u olfato, no resulta una cuestión demasiado compliacada para la recepción de los espectáculos porque no suele ser habitual atender a estos sentidos, excepto en los espectáculos que trabajan los sentidos.

 Pero en referencia a los déficits de VISION i de OIDO provocan mas desigualdad en los niños y niñas que los sufren de modo que habrá que pensar para que puedan gozar del espectáculo en adaptar-lo con descripción auditiva de las acciones, para el caso de déficit visual o con traducción a lengua de signos para el caso de déficit auditivo, en los casos severos.

Esto requiere un reconocimiento y una previsión no solo por parte de las compañías que quieran trabajar con una no exclusión de ningún niño o niña de su espectáculo.

También puede haber una impliación de la sala de exhibición y de la administración activando o facilitando los instrumentos para no excluir a estos niños y niñas.

En la sordoceguera – combinación de DÈFICIT VISUAL SEVERO + DÈFICIT AUDITIVO BILATERAL, la situación se complica aun más pues debería atenderse a una asistencia personal individualizada.

 

  1.   Discapacidad Cognitiva (intelectual)

 En estos casos que afectan a la atención, a la memoria, al pensamiento, al lenguaje… se podría llegar a un acompañamiento a través de la lúdica que capta de nuevo la atención de los niños y niñas, pero los especaculos de larga duración provocaran una mayor intranquilidad.

 Los trastornos del espectro autista (TEA) son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. A menudo, no hay indicios en el aspecto de las personas con TEA que los diferencien de otras personas, pero es posible que quienes tienen un TEA se comuniquen, interactúen, se comporten y aprendan de maneras distintas a otras personas. Las destrezas de aprendizaje, pensamiento y resolución de problemas de las personas con TEA pueden variar; hay desde personas con muy altos niveles de capacidad y personas que tienen muchas dificultades. Algunas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos.

 En estos casos la recepción de los espectáculos se puede ver interrumpida por el porcentaje de trastorno, y por el miedo comunicacional o social que les provoca el entorno.

Igual sucede en los casos de retraso mental, pues limita el funcionamiento intelectual de las niñas y niños.